GUÍA DEL PRINCIPIANTE PARA HACER VELAS (Color) (Libro Práctico) por David Constable

GUÍA DEL PRINCIPIANTE PARA HACER VELAS (Color) (Libro Práctico) por David Constable

Titulo del libro : GUÍA DEL PRINCIPIANTE PARA HACER VELAS (Color) (Libro Práctico)
Fecha de lanzamiento : January 16, 2002
Autor : David Constable
Número de páginas : 48
ISBN : 8480196041
Editor : Disfruto y Hago

GUÍA DEL PRINCIPIANTE PARA HACER VELAS (Color) (Libro Práctico) de David Constable está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

David Constable con GUÍA DEL PRINCIPIANTE PARA HACER VELAS (Color) (Libro Práctico)

Antes de que existieran el gas y la electricidad, la llama de fuego constituía una fuente de luz esencial para que la vida pudiera seguir su curso después de la puesta del sol. Tanto las pinturas rupestres como los murales de algunas tumbas egipcias muestran que las velas ya se utilizaban en tiempos prehistóricos y, aunque a través de los siglos se han ido produciendo algunos cambios, no existe ninguna diferencia esencial entre las velas que se elaboraban en la antigüedad y las que se hacen hoy en día. Las ceras provenientes del sebo, de los vegetales o de ciertos insectos fueron los combustibles originales. Las velas de sebo desprenden un humo graso y un desagradable olor, pero, en cambio son baratas y fiables. El historiador Plinio nos informa de que en el siglo I a. C. Había velas hechas de brea y mechas de lino, y otras que se elaboraban sumergiendo un junco en cera fundida y dejando que ésta se solidificara. Se sabe que los romanos usaban velas tanto de sebo como de cera, y en especial de cera de abeja. Estos materiales sencillos fueron utilizados hasta que, durante el siglo diecinueve, fue posible emplear una gama más amplia de combustibles. La estearina, que provenía de la grasa animal, fue desarrollada durante la década de 1820. Más resistentes que el sebo a las temperaturas altas, no desprendían olores molestos y daba como resultado velas de más larga duración.Recientemente, el descubrimiento del aceite de petróleo y la mejora de los procesos de refinado ha hecho posible la producción de grandes cantidades de cera de parafina. En nuestros días, la cera de parafina -por lo general mezclada con estearina-, es la más utilizada en la fabricación de velas.Aunque seguimos empleando las sencillas técnicas de nuestros antepasados, hoy estamos en condiciones de mejorarlas a través de la amplia gama de colores, olores y herramientas que tenemos a nuestro alcance. Este libro muestra cómo elaborar distintos tipos de velas moldeadas, bañadas, talladas y decoradas.Cuando