Oculto en hielo (La Sociedad de Asesinos nº 4) por Neliel Cross

Oculto en hielo (La Sociedad de Asesinos nº 4) por Neliel Cross

Titulo del libro : Oculto en hielo (La Sociedad de Asesinos nº 4)
Fecha de lanzamiento : April 28, 2018
Autor : Neliel Cross
Número de páginas : 262
Editor : CreateSpace

Oculto en hielo (La Sociedad de Asesinos nº 4) de Neliel Cross está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

Neliel Cross con Oculto en hielo (La Sociedad de Asesinos nº 4)

Desde el día en el que secuestraron a Eva y a Leiden, nada fue igual en la Sociedad de Asesinos.
La diosa Vatur, la deidad de la Sociedad, había creado a los tríos de asesinos con un solo propósito, ser letales, la unión creaba un vínculo que mantenía sus animales en un balance evitando que se convirtieran en malditos. Solo hay dos cosas sagradas entre los asesinos, cuidar de sus hermanos y sus parejas, las cuales se unían a ellos por toda la eternidad. Aquello era tan fuerte que nadie podía romper, o eso creían hasta que Looper un psicópata obsesionado con Leiden, lo secuestro y se llevo a Eva, con ellos. Hass y Furcht los hermanos del lobo Leiden no han hecho otra cosa que buscar pistas y rastros pero cualquier búsqueda había sido vano. Looper se había marchado llevándose a su hermano y a la pareja de Hass, Eva. Todo lo que han hallado indica que quien se los llevo entendía que debía alejarse lo máximo posible de la central de Alaska si quería seguir respirando. Todo había sido premeditado, y ahora los dos asesinos saben que hay solo una cosa que pueden hacer, seguir el camino de Carim. Ella se había marchado hace tiempo, con una de sus hermanas secuestrada y la otra con un embarazo tan extraño que la había convertido en un chanchito de la india, sabía que no podía arriesgarse. Carim emprendió la búsqueda a ciegas, sabiendo que los encontraría, o moriría buscándolos. Debía hacer algo, porque cuando Leiden se marchó aquello pareció consumirla al punto que ni Salome pudo contenerla. El centinela Ikkar había enviado con ella al ex general de los ángeles, Semiazaz, rogando a su madre que su presencia fuera suficiente para evitar que la hermosa gata muriera allí afuera.
Hay cosas que pueden unirte o consumirte, ninguno de ellos sabe qué ocurrirá.